Reseña Cómic: Death of the Justice League

Justice League ( 2018 -2022) 075-000

Título original: Justice League 75
Editorial: DC Comics
Guión: Joshua Williams
Lápices: Rafa Sandoval
Tintas: Jordi Taragona
Color: Matt Herms
Rotulación: Jon Reed
Editor: Paul Kaminski
Editor asociado: Chris Rosa
Año: 2022
Grado: 5/10
Reseña: Hugo C

Requetespoilers en los párrafos que siguen. Pero eso ya lo sabían, ¿verdad?

Hola coetáneos, ¿se acuerdan cuando nos importaba la muerte de un personaje de cómic? Fue hace mucho, ¿verdad? Antes, si te morías, te morías. Pienso, por ejemplo, en la muerte de Supergirl en en número 7 de Crisis on Infinite Earths y en la de Barry Allen en el siguiente número, en la de Jason Todd en A Death in the Family, qué sé yo. Incluso en las de Vibe y Steel en la Justice League of America de los años 80. No digo que todas fueran para siempre, pero al menos el personaje en cuestión permanecía bajo tierra por algunos años.

page_26

Hoy ya no es tan así. Cada tanto hacen un reboot y chau, todo vuelve a fojas cero. (Por supuesto que antes también estaban las muertes de mentirita, o que al menos no afectaban a la continuidad principal. Lo que sucedía en los Elseworlds, que eran el upgrade de las llamadas “historias imaginarias” de los años 60, ésas que solían terminar con las inmortales palabras: “¡Oh! Todo ha sido un sueño”.) Ahora le tocó el turno a la Liga de la Justicia, lo que era de esperar ya que cada vez hay que aumentar la apuesta para cada vez obtener menos ganancia, lo que en inglés se conoce como law of diminishing returns. Ya no bastaba con matar a Robin, había que matar a Superman o al menos lisiar a Batman. Ahora, si se quiere siquiera albergar la esperanza de unas ventas decentes, hay que exterminar a la Liga al completo.

Justice League ( 2018 -2022) 075-006a1

Recapitulemos. En 1988 la DC hace una encuesta entre sus lectores para ver si matan al Robin de turno. Tras la votación, Jason Todd muere y A Death in the Family es un éxito de ventas. En 1992 los editores matan a Superman, pero a las pocas semanas de su muerte ya había comenzado a ponerse en marcha la maquinaria editorial que terminaría con el regreso del susodicho, sin más cambios que un corte de pelo unas pulgadas más largo y que al tiempo terminaría volviendo a sus dimensiones tradicionales. Entretanto, para seguir alimentando las arcas de la editorial, Bane le quiebra la espalda a Batman y Wonder Woman pierde su puesto a manos de una tal Artemis. Algo similar pasa con las “crisis”, que se repiten con una frecuencia cada vez más alarmante. La original fue Crisis on Infinite Earths, en 1985. Por unos cuantos años, más allá de fiascos como Millennium o Invasion!, el Universo DC se mantuvo libre de “crisis”, hasta Zero Hour: Crisis in Time. De ahí en más, la distancia entre crisis y crisis se fue reduciendo, y ahora tenemos una crisis a cada rato. Crisis de esto, crisis de aquello, y también crisis que lo son excepto en el nombre, como Flashpoint, Convergence o Metal. Así es, si a Batman no le arranca el batimóvil ya tenemos la crisis del carburador. Crisis “infinita” en 2005, crisis “final” en 2008, crisis “oscura” en 2022. “Crisis” es a DC lo que “Secret” es a Marvel: una palabra que aparentemente atrae (o atraía) buenas ventas, pero que cada vez tiene menos valor.

Justice League ( 2018 -2022) 075-006a2

Lo que nos lleva al tema que nos ocupa, la muerte de la Justice League en el número 75 de la revistita de la Liga, con fecha de junio de 2022, como aperitivo de lo que se viene. Ojo, que ésta es la Justice League de la continuidad principal, la que los de las generaciones finiseculares venimos siguiendo desde hace años a las duras y a las maduras: Superman es Clark Kent, Batman es Bruce Wayne, Wonder Woman es Diana de Themyscira, Green Arrow es Oliver Queen. También están Zatanna, J’onn J’onnz y Hawkgirl. Green Lantern, en este caso, no es Hal Jordan sino John Stewart, que ha dejado de ser negro y ahora es verde (?). Tampoco está Flash (Barry Allen), que según Ellis está atrapado en otra dimensión. Los miembros de la Liga, junto con el Capitán Zanahoria y algunos pocos otros personajes de otros universos, son abducidos por el Presidente Superman (Calvin Ellis) para que lo ayuden a detener a la Cosa Oscura que amenaza con destruir los multiversos, blah blah, y se van juntitos a pelear a donde está el villano de turno, que no es otro sino Pariah, el llorón de la Crisis original.

Justice League ( 2018 -2022) 075-009

La cuestión es que el villano termina aniquilando a (casi) toda la Liga en un espectacular despliegue de poder. Repito: nótese que el villano es Pariah. Sí, el tiquismiquis que se la pasaba llorando en la Crisis original de 1985, y que ahora tiene tanto poder que ha esclavizado a Darkseid, Neron, Doomsday y demás pesos pesados. Incluso al Spectre. Así que ahora el tipo es imparable… hasta que de acá a unos números alguno de los mequetrefes de la Liga de Sustitutos le pare los pies. Entretanto, la palman todos los (pocos) superhéroes que habían ido a enfrentársele, excepto Black Adam, Black Canary y Black… digo, Green Arrow, que de todos modos había quedado más cerca del arpa que de la guitarra. Y sí, el Capitán Zanahoria también muere. Corte a la continuidad normal, y a Black Adam que cae en medio del Salón de la Justicia y casi aplasta al Mico Detective. ¿Y Black Canary? ¿Y Green Arrow? ¿Volvieron de la otra dimensión o se tomaron el día? Misterio.

Justice League ( 2018 -2022) 075-005

El cómic en cuestión está bien. No esperen virtuosismos: es uno de esos cómics de línea de montaje por computadora –lápices digitales de Fulano, tintas digitales de Mengano, color digital de Zutano, letritas digitales de Perengano– que DC y Marvel suelen sacar como chorizos, sin grandes defectos pero que te dejan con ganas de haber leído algo menos… corporativo. Ah, qué no daría por unos dibujos al estilo del Bill Sienkewicz de The Shadow, aunque el problema aquí no es el arte. A pesar de que los créditos no incluyen el listado de todos los que metieron mano en el argumento, se trata de un cómic pergeñado por comité y luego delegado al guionista de turno para que le pusiera diálogos y acomodara las cosas bajo la atenta vigilancia de los editores de la serie, no tanto para prevenir inconsistencias –que las hay– como para asegurarse de que Justice League 75 sea un engranaje más en un evento más hecho para el tomo recopilatorio que para la revistita engrapada, ya que su función es servir de teaser para el nuevo evento, que es la Crisis Oscura. Uy, sí, qué miedo, de acá en más nada será lo mismo. Igual que la Crisis Final terminó no siendo tan final después de todo, y la muerte de Superman tan efímera como la garantía de un lavarropas.

Justice League ( 2018 -2022) 075-026

Pero la verdad es que hay cero emoción en todo este asunto. Es evidente que la Liga va a regresar eventualmente, y mientras tanto podemos seguir leyendo las aventuras de Superman (Kal-El), que sigue lo más campante en sus cómics de este mes, así como Wonder Woman persiste en los suyos y (¡muy especialmente!) Batman en los varios que protagoniza, así que es casi como si no hubiera pasado nada. En cuanto a la Crisis de hoy, ya sabemos que la protagonizarán los reemplazantes nuevos e inclusivos que nos han querido hacer tragar infructuosamente desde hace meses, y cuando se cansen de perder dinero con los sucedáneos, oh, sorpresa, volverá la Liga con el caballo cansado y gracias por los servicios prestados. Aún así, caveat emptor: los editores son capaces de tenernos con los segundones durante un tiempo insoportablemente largo. ¿Se acuerdan de cuando, luego de Infinite Crisis, tuvimos que masticarnos un año entero sin Batman ni Superman ni Wonder Woman? Bueno.

Más reseñas en su índice.

¿Te animás a escribir una reseña para el blog?

Un tutorial para escribir reseñas.