Reseña Cómic: Café Zombo de Regis Loisel

Reseña Cómic: Café Zombo de Regis Loisel

Editorial: Planeta

Año: 2017

Guion: Regis Loisel

Dibujo: Regis Loisel

Reseña: Tokio Toy

Amigas y amigos, hola. Quien les habla (textea) es Tokio Toy, haciéndola de Reseñista por 1ª vez y agradeciéndole al “Arsenio’s Crew” el darme esta oportunidad. Y, cierto es, vaya que esperaba tener algo interesante de que hablar en una crónica comiquera y, de tanto buscar, pensé en esta rareza de 2016, de la querida y muy francesa BD.

A primera vista me pareció una especie de broma, considerando el autor. Regis Loisel es un dibujante cuyos trazos son más que respetables en el escenario viñetero y, el mejor ejemplo de eso (y si no lo has leído, ya tardas) es su “Peter Pan” (bueno si, “La Búsqueda del Pájaro del Tiempo” también fue buena), su visión victoriana (con todo y Jack El Destripador) del origen del Pequeño Héroe de “Nunca Jamás” y como conoció cuanto recordamos de la famosa obra de James Matthew Barrie (además de que esta versión de Loisel no es apta para “Disney adictos”). Así que, tal y como conozco los comics de Loisel, su trazo salvaje y su delineado rudo, sus caricaturescos personajes construidos con cierta tosquedad grotesca, en especial sus féminas regordetas, todo ello en guiones donde la Fantasía y la Trasgresión comparten asiento con una risa sarcástica, bueno… me cuesta creer que se lanzara a un comic que tenga a Mickey Mouse de protagonista.

Pero ¡ESPEREN!, hay algo que no encaja, y es que el mismo Loisel me sorprende al meter al roedorzuelo en un Drama Social. “¿¡MICKEY EN UN DRAMA SOCIAL, QUE TE FUMASTE !?” de seguro se preguntan incrédulos pero si, Loisel hace una no poco que bufa aventura donde “los que tienen más” hacen lo que mejor saben hacer: abusar de “los que tienen menos”. Sí, hay de esa violencia cómica con algo de cuanto recuerden leer de los comics detectivescos de este ratón en sus infancias pero si, si está la sátira social porque, para empezar, Mickey está sin empleo. Y desesperado.

¿Cómo haces enfadar a un ratón?, con la realidad laboral de su época…
¿Cómo haces enfadar a un ratón?, con la realidad laboral de su época…

Si, desesperado, pues está en medio de la Crisis (de 1929, pero pueden usar su imaginación y actualizarla) y busca empleo con que pagar unas vacaciones decentes para él y Minnie (junto a él, su amigo Horace Collar Horse busca lo mismo con Clarabella Cow), sin saber que era un plan de Pedro El Malo (su eterno némesis) para fastidiarle.

“Leiv Motiv: concepción Gráfica”
“Leiv Motiv: concepción Gráfica”

Y así es, hasta que Mickey resuelve que el viajar al campo resulta mejor (el aire libre es gratis) y con no pocas escenas disparatadas se va él y sus amigos a una acampada, con Donald de “artista invitado”.

…Y todo fue genial… hasta que las chicas se negaron a dejar del todo atrás la civilización
…Y todo fue genial… hasta que las chicas se negaron a dejar del todo atrás la civilización

No bien regresan al hogar, se encuentran con un vecino que le da los toques finales a su mudanza, pues le embargaron su hogar, al igual que al resto del barrio para “hacer sitio a un Campo de Golf para los Señoritos de la Ciudad” (cita directa). Con horror, Minnie y Clarabella descubren que les han hecho igual.

No, no es la “Burbuja” de 2007, pero casi…
No, no es la “Burbuja” de 2007, pero casi…

Y justo en ese momento, un gordo potentado, conduciendo su flamante auto les confirma todo, incluyendo la egoísta intención, cosa que le sienta mal a Mickey y sus amigos. Y créanme: esto se pone mejor a medida que transcurre la historia (y lo de “mejor” era sarcasmo).

¿Amenaza de Vandalismo y Soborno en El Mundo Disney?, que tiempos estos…
¿Amenaza de vandalismo y soborno en El Mundo Disney?, que tiempos estos…

Porque el mencionado potentado, con ayuda de un par de inescrupulosos científicos y el vandalismo de Pedro y sus secuaces, han logrado fraguar una artimaña sórdida como el desprecio al poblado obrero, lo bastante roñosa y mezquina para ganarse la repulsa del lector (y, de paso su incredulidad).

Y digo si, “incredulidad”, pues resulta curioso ver a Loisel tomando lo mejor de los días de Floyd Gottfredson, de los autores más célebres de comics de la Disney, junto a Carl Barks (que creara a Rico Mac Pato y cuantos les acompañan, justificando la serie “Pato Aventuras” desde los 90’s) para hacer una historia rodeada de la fauna edulcorada del Castillo de Cenicienta viviendo una historieta donde ves Abuso de Poder, Crisis Social, Estafa Inmobiliaria y hasta Manipulación Alimentaria, todo eso mostrado en tiras cómicas (igual que Gottfredson) a color y como parte de un tiraje de comics del ratoncito Corporativo junto a la editorial Glenat, que llegaron a hacer historias como “Mickey Maltés: La Balada del Ratón Salado”…

Hugo Pratt, “sacúdete en tu cripta”.
Hugo Pratt, “sacúdete en tu cripta”.

Sumen a eso el dibujo de Loisel (acusado injustamente de tener “trazo nervioso”), dándole a Mickey y sus amigos un diseño muy de tira cómica pero con una tridimensionalidad más propia de su “Peter Pan” que del estilo de Gottfredson, procurando un aspecto poco visto a los personajes, sin perder estos su aspecto “cartoon vintage”.

Si, “Café Zombo” pudiera catalogarse como una obra extraña, los más devotos seguidores de Disney lo verían bastante raro (y habrá quien la acuse de “izquierdosa”), puede verse como rareza por el lector menos exigente aunque disfrutable y todo hay que decirlo: el trabajo de Loisel es de lo mejor que haya visto: le hace un gran favor al roedor, dándole una vivacidad que compite con la de Ub Iwerks (verdadero creador de Mickey Mouse).

En fin, espero que leer esta reseña les haya divertido, no olviden la propina al salir. Soy Tokio Toy despidiendo sus trasmisiones por el día de hoy. Hasta otra, amigas/os.

Algunas obras nombradas:

Descarga:

Más reseñas en su índice.

¿Te animás a escribir una reseña para el blog? 

Un tutorial para escribir reseñas.